PENSAMIENTO CRÍTICO Y SOCIOLOGÍA JURIDICO PENAL

IDEAS A CONSIDERAR

 

Reivindiquemos en primer lugar, y siguiendo a Fromm, la necesidad de un pensamiento libre y crítico, evidenciando su generalizada ausencia y las consecuencias nocivas que de ello se derivan. El tema es crucial pues, únicamente con tal actitud crítica serán viables los necesarios cambios de paradigma en el terreno criminológico que aqui nos ocupa. Mantiene Fromm que "aunque nuestro sistema económico ha enriquecido al hombre materialmente, lo ha empobrecido humanamente...durante sus horas de trabajo, el individuo es manejado como parte de un equipo de producción. Durante sus horas de ocio, es manejado y manipulado para que sea el perfecto consumidor al que le gusta lo que le dicen que le guste, pero teniendo la ilusión de seguir sus propios gustos (el hombre se transforma en un consumidor, el "eterno succionador" cuyo único deseo es consumir más y mejores cosas)". ¿Quién puede desobedecer cuando ni siquiera se da cuenta de que obedece? "Todo el tiempo se le martillea con slogans, sugestiones, voces de irrealidad que lo privan de la última pizca de realismo que aún pueda quedarle. Desde la niñez se desalientan las convicciones verdaderas. Hay poco pensamiento crítico, poco sentimiento real, y entonces la conformidad con el resto es lo único que puede salvar al individuo de un insoportable sentimiento de soledad y desorientación" .

Y continuando en esta línea, sostiene que: "hablamos de libertad y de democracia, pero un número creciente de personas tienen miedo de la responsabilidad de la libertad, y prefieren la esclavitud del robot bien alimentado; no tienen ninguna fe en la democracia y se sienten felices dejando a cargo de los "expertos" políticos la toma de decisiones". "El hecho es que todos coincidimos "voluntariamente", a  pesar del difuso sistema de comunicación mediante la radio, la televisión y los diarios, sin embargo, la gente está desinformada y adoctrinada, no informada, acerca de la realidad política y social, pese a que nuestro sistema se basa (formalmente al menos) exactamente en la idea del derecho al disenso y en la predilección por la diversidad de ideas" . Por tanto convendrá erradicar urgentemente esas posiciones de abulia, seguidismo obediente y cómoda  falta de sentir crítico!!

Fromm indica asimismo  que, al parecer, "la democracia moderna ha alcanzado el verdadero individualismo al libertar al individuo de todos los vínculos exteriores. Nos sentimos orgullosos de no estar sujetos a ninguna autoridad externa, de ser libres de expresar nuestros pensamientos.......El derecho de expresar nuestros pensamientos, sin embargo, tiene algún significado tan sólo si somos capaces de tener pensamientos propios..”. Y ello será difícil bajo el imperio de los adoctrinadores “mass-media”, sin enfrentarse a ellos con marcada criticidad.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Es un hecho interesante que la mayor parte de la investigación y la especulación científica sobre la desviación se dedican a las personas que quebrantan las reglas, más que a aquellos que las crean y las imponen. Si queremos lograr una total comprensión de la conducta desviada, debemos llegar a un equilibrio entre estos dos focos de interpretación posibles. Debemos concebir a la desviación, y a los extraños y marginales que personifican esta concepción abstracta, como una consecuencia de un proceso de interacción entre personas, algunas de las cuales, en servicio de sus intereses, crean e imponen reglas que afectan a otros que, en servicio de sus propios intereses, han cometido actos que se califican como desviados”. Howard Becker, en su obra "Los extraños, sociología de la desviación".

...................................................................................................................

 Con respecto a objetos definidos por normas y valoraciones sociales no puede ser realizada una investigación etiológica, sino que antes tienen que ser investigadas las normas y las valoraciones sociales que condicionan la definición de dichos objetos” (Alessandro Baratta; “Criminología crítica y crítica del derecho penal”)

.................................................................................................................................. 

Lo que, nuevamente, nos conduce al tema "Criminología clásica/tradicional versus Criminología crítica". Así, la progresión entre ambas se produce cuando la Criminología, no es entendida ya en el sentido clásico de búsqueda causal de la criminalidad -del delito en definitiva-, como fenómeno individual primero (Antropología y Psicología Criminal) y social después (Sociología Criminal), sin perseguir una explicación sociológica de las normas e instituciones penales, centrada en el delito y el delincuente como  realidades independientes de aquéllas (Sutherland, etc.), sino que pasa a ser entendida en el sentido de  Criminología Crítica centrada en el estudio sociológico de las instancias de control penal (normas penales, policía, admón. de justicia, prisiones, etc.). En definitiva: la Criminología entendida como Sociología del Derecho Penal

            La Criminología Crítica[1] mantiene que el delito no constituye una realidad natural previa a la norma que lo establece, sino que su existencia depende de una norma surgida en un sistema social determinado, como fruto de unas condiciones sociales específicas. 

            Ello significa, en definitiva, que existen delitos porque existen normas que como tales los establecen. Y esas normas son propuestas por quién tiene poder para definirlas y capacidad para escapar a esa definición. 

            Y en la medida en que no todos los individuos tienen el mismo poder, la senda a que los mejor ubicados propongan normas con la exclusiva finalidad de proteger sus intereses, sin tener que vulnerarlas para ello -justo al contrario de lo que les sucede a los demás-, queda abierta.  

            Se supera, por tanto, la etapa de la sociología de la desviación (que intenta responder a la pregunta ¿por qué determinadas personas se desvían de la conducta normal, incurriendo en casos extremos incluso en delitos?) para entrar en la sociología de la censura (que responde al ¿por qué determinadas conductas son desaprobadas?) y por ende en la sociología del control social (estudio de las instancias de control y su factor criminalizador).  

            La Criminología ha de convertirse en Sociología del control social y para ella el Derecho Penal no es sino uno de esos medios de control. Para la nueva Criminología el Derecho Penal importa como causa del delito, como factor de criminalización, y abandona el estudio de los factores de la criminalidad. Es decir, se progresa de la teoría de la criminalidad a la teoría de la criminalización. 

            Existe, por tanto, a mi entender, una tensión entre la Nueva Criminología y la Ciencia del Derecho Penal, ya que aquella parece desentenderse de esa Dogmática Jurídico Penal y de su construcción de la Teoría del Delito. Ello por considerar que, previo a establecer una ingeniería penal centrando los elementos que deben concurrir para que una conducta humana -en apariencia tipificada penalmente- sea punible, debemos establecer “el por qué” la tal conducta está tipificada.  

Si lo segundo no tiene más sentido que una defensa partidista de intereses en una sociedad de desiguales, ¿para qué afinar tanto en lo primero? Ello sólo tendría un justo sentido en una sociedad que, como mínimo, tendiese eficazmente a la igualdad; actividad que debería mantenerse permanentemente (pues la realización absoluta, probablemente inalcanzable, requeriría un continuo avance por estadios infinitos). 

            Es evidente que en una sociedad no tendente a la utópica igualdad, sino por el contrario generadora de profundas desigualdades como en la que estamos inmersos, me alineo con las posiciones críticas de la Criminología. 


[1]Así, entre otros Taylor, Walton y Young La Nueva Criminología.Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1975; R. Bergalli y otros El Pensamiento Criminológico, un análisis crítico. Ed. Península, Barcelona, 1983.,

-------------------------------------------------------------------------------------------

La siguiente progresión del pensamiento criminológico nos llevaría a la denominada Criminología Global. En definitiva, y siguiendo a Wayne Morrison, se plantea la necesidad de una nueva “Criminologia global” en el actual mundo globalizado. Criminología que no puede excluir ni  al genocidio, ni al resto de crímenes de Estado, ni tampoco a los crímenes económicos o de los mercados (propios del feroz neoliberalismo imperante, el cual con sus directrices genera miseria y degradación en los más  desfavorecidos). Debe pasarse pues del nivel intraestatal al globalizado, ampliando -además  y siempre desde el enfoque crítico-  los objetos de estudio hasta “más allá” de los actuales. Una especie de “beyond Criminology”, que incorpore  el estudio de los denominados daños sociales. También Raúl Zaffaroni incide en lo propio.

 

........................................................................................................................................

Importante reflexión sobre la seguridad a cargo de Baratta: "mas que de derecho a la seguridad debe hablarse de seguridad de los derechos" y ello en el sentido de que un ciudadano debe sentirse seguro cuando sus derechos son respetados, lo cual comporta que, en la persecución de la criminalidad y en busca de la "seguridad", el Estado no puede vulnerar los derechos de sus ciudadanos, pues ello no comportaría seguridad alguna sino la mas tremenda inseguridad, al serlo frente al propio Estado.

....................................................................................................................................

Incidiendo en el concepto de "seguridad" y su permanente tensión con el de "libertad" me apetece remitir a la cita  del historiador americano Henry Adams: "quienes quitan libertad en aras de la seguridad, no se merecen ni lo uno ni lo otro, ni libertad ni seguridad" y también a la expresión de Goethe: "nadie es más esclavo que quien, falsamente, se cree libre".

.....................................................................................................................................

 

Habitualmente cuando se habla de violencia  obviamos aquélla que, no siendo tan visible, es en realidad la causante en gran medida de la que se percibe y nos preocupa. Error grave e interesadamente inducido. Adjunto reseña del espléndido texto de ZIZEK sobre la cuestión: 

SOBRE LA VIOLENCIA: SEIS REFLEXIONES MARGINALES  

SLAVOJ ZIZEK , 2009 

  • Editorial: PAIDOS IBERICA

  • Lengua: CASTELLANO

  • ISBN: 9788449322082 

  • Slavoj Zizek, uno de los iconos filosóficos de la contemporaneidad, nos ofrece las claves para interpretar la violencia. 
    La violencia aparece por doquier y todavía no podemos explicarla o asumirla. La provocativa premisa del filósofo Slavoj Zizek es que lo que vemos (la violencia ejercida por un agente identificable) es producido por una violencia oculta: la misma violencia que sostiene nuestro sistema político y económico. Puede no resultar obvia, pero para Zizek es la clave para comprender lo que de otro modo parecen estallidos irracionales de violencia. En esta apasionada apelación a la toma de conciencia, Zizek dirige su implacable mirada hacia las democracias en las que vivimos, gobernadas por un imperativo económico, explora los sangrientos regímenes totalitarios del último siglo y la llamada violencia “divina”. ¿Qué más opciones nos quedan? En definitiva las puntas de violencia que nos llaman la atención y nos crean inseguridad son explicables a la luz de una violencia no tan visible a la que nos hemos acostumbrado y que es institucional económica etc. esa es la que debe atacarse y que no nos distraigan con la otra como si no tuviese causa

 

 

CONTINUARÁ..... y no es una amenaza!!!